El acero inoxidable es la opción más higiénica para las cocinas comerciales porque es un material resistente y accesible.

Aparte de utilizar un metal muy fuerte como el titanio, el acero inoxidable proporciona una superficie que es fácil de mantener higiénica en un entorno de cocina comercial.

Muchos materiales reaccionan con los alimentos para impregnarles su sabor. El acero inoxidable no afecta el sabor de ningún alimento. Es una de las superficies más seguras del mundo para preparar alimentos porque no es buen sitio para el desarrollo de microorganismos. Es la más higiénica de las superficies metálicas en la industria de los restaurantes y se usa a menudo tanto en restaurantes como en hospitales.

La resistencia a la corrosión aumenta su vida útil. Esto se puede atribuir en parte a su naturaleza no porosa. El acero inoxidable tiene una apariencia neutra. Esto significa que va con cualquier cosa. Si encuentra que el acabado tradicional de acero inoxidable es demasiado brillante, siempre puede utilizar un acabado opaco.

El acero inoxidable es una superficie duradera y resistente, también es lo suficientemente suave como para que se pueda moldear fácilmente en cualquier equipo que sea necesario, lo que lo convierte en un material ideal para usar en bancos y fregaderos de cocina.

Otro rasgo característico del acero inoxidable es que resulta extremadamente fácil de limpiar gracias a la superficie lisa e inmune a las bacterias. Esto lo convierte en el material preferido para cocinas profesionales, donde las tareas de limpieza deben facilitarse al máximo.

Solicita informes: Acero Inoxidable Del Sureste.